21 noviembre, 2022

Estado Rosa

    De pronto me gusta el rosa. Siempre he sido de amarillo o negro, pero ahora me doy cuenta de que tengo mucho rosa en mi vida: el vestuario, accesorios para el pelo, el teléfono...

  A veces cambiamos de gusto o color progresivamente o inesperadamente, como yo, que hoy me he dado cuenta de que soy una mujer de rosa. Me parece un color tierno y atrevido a la vez. 

   En mi vida siempre ha permanecido el amarillo. Y creo que es por culpa de Piolín, porque soy una enamorada del pequeño pajarito de dibujo animado. Y digo permanecido por que cuando construyeron mi restaurante hice poner los enchufes amarillos, y en la zona de la vivienda, el baño es de color amarillo y blanco. Y la cortina de ducha, el perchero y el jabonero, y el accesorio para poner los cepillos de dientes son con motivos Piolín. Así que, siempre fui de amarillo hasta que un día me levanté y me di cuenta de que me gusta el rosa. Y no creo que sea por sentirme más femenina, simplemente creo que a veces tenemos que probar cosas nuevas, atrevernos a cambiar y vernos de otro color y de otra manera.

  De color amarillo son mi coche y mi bolso. ¡Que divertido sería un auto rosa! Jajaja. Este salto de color no creo que dure tanto, y mientras estoy en “estado rosa” lo disfrutaré, hasta que un día me levante y os explique cosas de otro color.

   ¿Qué color os sentís vosotros?

  
 (Clicad en las imágenes para verlas a mayor tamaño)

14 noviembre, 2022

Alegría


    Mujer feliz y divertida, que ni siquiera un rayo de luz te borra la sonrisa.

    Disfrutas y se nota, no escondes nada. Y ese mar azul que te envuelve, te envidia y te sumerge. Pero tú brindas tu sonrisa al aire, al mar, y a tu gente.

    Te quieres, te quieren, y quieres. Y lo demuestras.

    Especial es la persona que se ve feliz, que transmite alegría, que perdona a la luz que intenta opacar su sonrisa, y al mar que en sus aguas zambulle.

   Especial es la mujer que no guarda nada, pero todo lo custodia.

    ¡Mujer Feliz!

    ¡Divertida!

(Clicad en la imagen para verla a mayor tamaño)

07 noviembre, 2022

Sobre silencios y nieblas

    En el silencio de las calles donde la niebla envuelve las cosas, las personas se difuminan como fantasmas al ojo humano, y se percibe ese olor a vacío que falta el aire. No me preguntes por qué se siente así cuando respiramos y nos inunda una sensación de quemarnos las entrañas, y las cosas envueltas por un rocío imperturbable se notan mojadas. 

   Las calles se encuentran resbaladizas y pegajosas al amanecer. Pero la gente que pasa por esas mismas calles al mediodía, cuando sale el sol, no saben qué diferentes son por la noche si nunca han sentido ese olor o esa humedad. 

   La niebla, ...la niebla no sólo es de las calles. La niebla está en el mar y en las montañas, y por desgracia, también en las personas. 

   Háblame de tu niebla o tu borrasca, pero no me hagas partícipe de ella porque cuando salga el sol para ti, ni recordarás lo mojada que me dejaste.


(Clicad en las imágenes para verlas a mayor tamaño)

31 octubre, 2022

La escoba

    Hoy estaba barriendo mi casa y vinieron a mi mente unos recuerdos de infancia. 

   El de mi madre barriendo el comedor, y mi hermana Angela y yo sentadas en el sofá grande, levantando las piernas a su orden para pasar la escoba por debajo. Somos unas niñas y la situación nos divierte, ajenas a su cansancio por estar limpiando la casa. 

  Y de cuando recogía las migas del suelo, o los pelos de Boleta, (el perro de la familia), o el polvo acumulado de las cortinas del ventanal. Una ventana que, ahora, a mis 50 años veo normal, y que en mi recuerdo es un ventanal enorme. 

   Después, ella pasaba sus zapatillas por la escoba y eso me hacía mucha gracia. Ahora, cuando lo estoy haciendo yo, y sabiendo el porqué lo hacía ella, mi recuerdo me produce ternura. Pensamientos de mi infancia que guardo con cariño.  


(Clicad en la imagen para verla a mayor tamaño)

24 octubre, 2022

Vigilante

      ¿Y esa postura, mujer? Los brazos en jarras... ¿estás enfadada, frustrada, pensante o simplemente vigilante? A la expectativa de lo que está por venir. Y apoyando las manos en esas caderas que son las que te han mantenido en pie todos estos años, cansada diría yo. Estás posiblemente con la mirada perdida en el océano. Y con esa postura guerrera serás, o dirán: la espía del mar, la vigilante de la playa, el faro de sus seres más queridos. Relájate, todo pasa o pasará. Pareces una mujer fuerte y no hacen falta posturas ni manos en las caderas para demostrar que lo eres.

A nivel personal me recuerdas a mi madre cuando se enfadaba o me instigaba a decir lo que me pasaba. Unos años después lo hago yo con mi hijo y me viene a la mente como gira la rueda genética. Quizá sea lo que está pasando por tu cabeza en estos momentos. Quizá...

(Clicad en la imagen para verla a mayor tamaño)

17 octubre, 2022

Control temporal

    ¡Y lo que me gusta cambiar los calendarios! 
Si, ya, ...ya sé. Diréis: ¡que tontería!, pero no dejará de gustarme porque alguien piense que lo sea. 
Me encanta que llegue el día uno de cada mes, siempre me ha gustado empezar los meses. Incluso empezar las semanas, porque cada lunes trae un nuevo comienzo, un renovarse, un ¡voy a por ello! No es algo tangible, ...es una sensación.

   Hoy es 1 de agosto de 2021. Ayer hubo una fuerte tormenta y hoy, al salir a contemplar mi jardín y subir a la terraza, respiro ese aroma del día después, ese de día despejado. Y es domingo, un nuevo día por estrenar. La pena es que no sea lunes, sino, seria fantástico, ...aunque muchos calendarios empiezan en domingo, ¿verdad? Así que es igualmente un día especial. 

   Y os preguntareis: ¿por qué calendarios? Anunciantes del tiempo que va pasando. Esos 12 meses impresos en una libreta, a veces con dibujos, otras con fotografías o simplemente hojas que te anuncian el día que tachas, y que puede ser un día especial del año o simplemente un día cualquiera que pasará y ya está.

  Sea como sea me encanta girar los números en mi calendario de madera, de mi eterno calendario holandés que no tiene años. Hasta me gusta el calendario que me regaló el banco, ese que tacho cada día con mi boli de nevera; y sobre todo, el calendario de sobremesa para ayudar a los gatos de la calle que tengo encima del mueble. Todos mis calendarios son especiales para mi a su manera, y me gusta despertar cada día 1 para voltearos o arrancar sus paginas. 

   Cuando trabajaba en mi cocina siempre tenia un calendario enorme que me había regalado algún proveedor y todos sabían la importancia que tenía para mi tachar el último día y empezar un nuevo mes. Y si a alguien se le ocurría coger el rotulador para tachar un día, nunca mas volvía hacerlo porque con la expresión de mi cara le hacía saber que no me gustaba. Quizá puedo parecer dura al decir esto, o puedo parecer incluso una loca de los calendarios, pero al final me da igual lo que pueda parecer. Y sé que, aunque ya no esté en mi cocina, ellos siguen teniendo uno en ella, y sé también que como a mi, les gusta arrancar la hoja del mes que ya ha pasado. Así que, me siento orgullosa de haber trasmitido esa sensación de comienzo y final, y de que todo va a ir bien ese mes.

   Uff, son las 8 y suena la alarma que me avisa para tomar mi pastilla, y veo que hasta mi pastillero es un calendario semanal. El lunes de cada semana me gusta cogerlo, abrir todos los compartimentos y colocar mis coloridas pastillas, e ir cerrando una a una hasta acabar el domingo mientras pienso que sería fantástico encontrar un pastillero de todo un mes. Nunca he pensado en buscarlo pero estoy seguro de que existen. 

   Los calendarios de adviento no me gustan nada, ¿sólo un mes con chuches? Podrían hacerlos de todos los meses del año, con bombones o lacasitos, o ¡con caramelos de menta! Claro que serian enormes, y ocuparían toda una pared, pero yo..., ¡yo los compraría seguro! 

   Hoy mi calendario de cocina me anuncia que me toca mi vitamina D. Cada 15 días me tomo una, y como los meses tienen 30 o 31 días y casi nunca cae en los mismos días, me gusta ir sumándolos y poner una “V” en el día que me toque la siguiente. Es mi otra forma de usar el calendario. En fin, ahora, al escribir este relato me veo como una controladora del tiempo, o de mi tiempo mejor dicho, y puede que realmente sea así, pero como ya he dicho antes, no voy a cambiar nada que me haga feliz. Además, no creo que sea la única que tenga un calendario en la cocina, ¿verdad?


(Clicad en la imagen para verla a mayor tamaño)

14 octubre, 2022

Makeup Time

     Es curioso que el reflejo del espejo nos haga perder la perspectiva del tiempo, nuestro tiempo, tiempo perdido mirándonos y no viéndonos.
Me lavo los dientes, me maquillo, me afeito y me peino. Me miro… ¿me veo?
Soy yo, y lo que ve la gente cuando miran, sí, y mi espejo me ve y me mira también y me anuncia un nuevo lunar o una nueva arruga. Espejos llamados portales del tiempo...